Importancia de la salud mental, indispensable en la existencia para un equilibrio en nuestras vidas

martes, 31 de mayo de 2022

Importancia de la salud mental, indispensable en la existencia para un equilibrio en nuestras vidas

La doctora y docente de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), Sandra Ocampos, habló en el programa Educación 360 de Paraguay TV sobre la realidad actual de la Salud Mental. Manifestó que lo que uno desea con la salud mental es ese estado dinámico de equilibrio que permita manejar las situaciones de estrés en tiempos diversos y para eso es fundamental concientizar sobre la importancia de este tema.

Reconoció que la construcción de un sistema educativo que asegure la calidad y la equidad a la luz de la educación del siglo 21 demanda un modelo de gestión centrado en el aprendizaje. Sostuvo que ese es el paradigma de la enseñanza no solamente a nivel de la educación media, sino también de la universidad. “Todos los currículum en el escenario de la educación superior en este momento están con una condición fundamental que es centrado en el estudiante y en su aprendizaje”, subrayó.

Ocampos indicó que la salud mental y la educación se vinculan desde el objetivo que persiguen un mismo escenario, ya que la finalidad de la educación es el desarrollo integral del estudiante y la salud mental se puede contextualizar como una realización de la persona. “No somos solamente lo biológico o lo fisiológico. Debemos ver todo el contexto, tanto la salud emocional y la salud social”, explicó.

La doctora ejemplificó que cuando uno se siente estresado, no duerme bien, le vienen pensamientos negativos a la mente, tiene pesadillas, no puedo comer, tiene alteraciones en el trastorno de la alimentación, son factores que le deben llamar la atención. En ese sentido, refirió que se debe dejar de estigmatizar, realizar una consulta con un psicólogo o un psiquiatra, ya que podría marcar la diferencia. “Debemos concientizarnos de que la salud mental es parte de nosotros y que podemos necesitar ayuda”, recalcó.

Al respecto la profesional recomendó recuperar los espacios de comunicación, donde en primer lugar los docentes mismos puedan recuperarse como sujetos que sienten y que tienen frustraciones también y de ahí tener la empatía necesaria para levantar esos cambios o problemas que tengan los niños, adolescentes y jóvenes. “Si no tenemos un docente sano como podemos formar sanamente”, indicó al mismo tiempo de reiterar que “es demasiado importante recuperar estos espacios de reflexión como docentes y luego hacer un diagnóstico situacional del lugar para que sobre ese análisis de situación se pueda generar un protocolo o un flujograma de cómo detectar y encaminar hacia una rehabilitación”.

La docente insistió en seguir generando espacios donde se pueda conversar libremente sobre estos temas. Aseguró que escuchar las experiencias del otro en comunidad ayuda muchísimo a autorecuperarnos como personas, como sujetos y no como autómatas. “Se genera mucha empatía y naturalmente el deseo de apoyarse mutuamente para las situaciones de estrés”, puntualizó.

Compartir